La pandemia del Covid-19 ha afectado de diversas maneras a España, sobre todo cuando de economía se trata. Dado a que diversos sectores habían estado paralizados en cuanto a funcionamiento para evitar la propagación del Coronavirus, la economía del país disminuyó considerablemente. Desde nuestra Asesoría laboral en Alcalá de Henares le vamos a descubrir ciertas estrategias.

Esto como consecuencia, conllevó a que muchas personas dejasen de obtener ingresos, dificultándoles aún más la situación en plena pandemia. Por supuesto España no se puede quedar con ciertos ámbitos de la economía paralizados por siempre, pero aun así mientras el país se adapta a la nueva normalidad y se van reactivando tales ámbitos económicos, es necesario que los trabajadores y desempleados cuenten con el dinero necesario para vivir y estar bien durante la cuarentena.

Para contribuir a ello, algunos sindicatos y la patronal llegaron a un acuerdo en donde se estableció la prolongación de la prórroga de los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) por fuerza mayor hasta el 30 de septiembre de 2020.

despues de los ertes

¿De qué trata la prórroga de los ERTE por fuerza mayor?

La obligación de cerrar y dejar de funcionar de muchas empresas es lo que dio lugar a los ERTE, lo cual se basa en que la Seguridad Social se responsabilice de las prestaciones que están relacionadas con el desempleo, además gracias a esto los trabajadores pueden recibir un 70% de la base reguladora, lo cual se basa en los 6 meses más recientes que hayan cotizado.

Por supuesto, esto únicamente tiene validez en todas esas empresas que se encuentran cerradas por motivos vinculados a la pandemia del Covid-19, de lo contrario los ERTE no son aplicables.

Además, si una empresa vuelve a abrir nuevamente, los ERTE dejan de tener por completo validez ya que estarán generando ganancias y por lo tanto podrán hacerse cargo de los sueldos y gastos de sus empleados.

Sin embargo, existía la duda si realmente los ERTE tendrían una duración igual a la del estado de alarma. La realidad es que ahora los ERTE dependen es de las prórrogas y no de los estados de alarma en sí, por lo que seguirán estando vigentes hasta que no den más prórrogas. En este caso se mantendrá la vigencia hasta el 30 de septiembre del año en curso.

Esto significa que toda aquella empresa que esté siendo favorecida por los ERTE podrá seguirlo estando sin ningún tipo de inconveniente y de forma legal hasta el 30 de septiembre de 2020. Aunque si tienen la posibilidad y consideran que obtendrán buenos resultados estando operativas de nuevo, también pueden retornar a su funcionamiento habitual, teniendo en cuenta que los ERTE dejan de ser aplicables en este caso.

¿Los ERTE se pueden aplicar aunque una empresa esté funcionando?

Puede que ocurra una situación en la cual la empresa comienza a trabajar parcialmente, es decir no completamente. Por esta razón tienen que incorporarse algunos empleados, pero no son capaces de hacerse cargo económicamente de los salarios de todos, por lo que solo una parte del personal puede trabajar. Bajo estas circunstancias puede aplicarse lo que se conoce como ERTE por fuerza mayor parcial.

Ya que un gran número de empresas necesitan continuar trabajando pero no pueden hacerlo como usualmente solían hacerlo, pueden optar por los ERTE por fuerza mayor parcial, lo que les brinda la posibilidad de que incorporen solo a algunos de los empleados para que laboren y que el resto de la plantilla de trabajadores continúe sin trabajar momentáneamente, y es justamente de esta fracción del personal de la cual se responsabilizan los ERTE parciales.

Esto igualmente se permite por el hecho de que España necesita como país que la economía se reactive, y se considera que proporcionando este tipo de apoyo las empresas pueden retornar a su labor gradualmente.