Es totalmente normal que si en el transcurso del tiempo en el que has laborado cotizas una cantidad mínima de año de seguridad social, cuando tu vida laboral es finalizada vas a contar con el derecho de adquirir una pensión contributiva. Sigue leyendo nuestro post de la Asesoría en Alcalá y podrá saber más sobre el derecho o no de una pensión cuando llegue el momento de tu jubilación o invalidez.

No obstante, en ocasiones puede que la persona no haya cotizado, por lo que lo ha hecho por menos tiempo del establecido o tiene una invalidez a nivel físico; dado a que en estos casos no se cuenta con dinero suficiente, la persona también puede obtener una pensión, a la cual se le denomina como pensión no contributiva. Las pensiones no contributivas, están destinadas a dos grupos: personas que están discapacitadas cuya invalidez es de 65% o mayor y que  su edad esté entre los 18 y 65 años de edad; igualmente están destinadas a los adultos mayores que tengan más de 65 años que no hayan cumplido con el lapso de tiempo establecido para adquirir una pensión contribuya y a esto se le llama jubilación no contributiva.

calidadCabe destacar que el Estado debe asegurar que todos los ciudadanos, cuando se jubilen o al encontrarse en una situación económica poco favorable, obtengan los ingresos suficientes que les haga posible llevar a cabo el cumplimiento mínimo de los requisitos económicos para vivir. Para esto es que existen diferentes tipos de pensiones. Cuando se trata de la prestación no contributiva, no solo se compensa a la persona monetariamente sino que también se les asegura atención médica y farmacéutica totalmente gratuita, y también se complementa con servicios sociales.

¿Qué es una pensión no contributiva?

La Seguridad Social es un sistema de prevención que asegura una determinada cobertura a los ciudadanos de un país. Está basado en un sistema en el cual se tiene como requisito haber cotizado durante el lapso de tiempo en el que trabajaron. Estas son las prestaciones contributivas. No obstante, hay ocasiones en los que la Seguridad Social brinda a los ciudadanos el derecho de obtener pagas no contributivas sin la necesidad de que hayan cotizado o haber contribuido en el sistema. A este tipo de prestación se le denomina como pensión no contributiva y no se necesita de cotización para el disfrute de la misma.

Las personas que no cotizaron lo mínimo o que no trabajaron nunca, tienen total derecho a recibir una pensión no contributiva, siempre y cuando cumplan con los requisitos que se necesitan para solicitarla. Hay que recordar que las pensiones no contributivas pueden ser por invalidez o por pensión jubilación no contributiva. Se pueden beneficiar de esto los ciudadanos naturales del país y nacionales de otros países que posean residencia legal.

pension no contributiva

Las pensiones no contributivas por invalidez garantiza la atención médica y farmacéutica gratuitas, la prestación económica y servicio sociales; esto solo a las personas que tienen un porcentaje determinado de invalidez y que no poseen los recursos económicos suficientes; a pesar de que nunca cotizaron o de si lo hicieron pero no cumplieron con el tiempo mínimo, tienen derecho a una pensión no contributiva.

ancianosLa pensión de jubilación no contributiva, garantiza a las personas la atención médica y farmacéutica gratuitas, servicios sociales, prestación económicos; esto a las personas que tienen más de 65 años de edad, no poseen los recuerdos económicos suficientes y que no cotizaron o que cotizaron un tiempo menor al establecido por la ley, por lo que no pueden acceder a una pensión contributiva, pero sí les da el derecho de acceder a una pensión no contributiva.

¿Quién tiene derecho a una pensión no contributiva?

Para solicitar una pensión no contributiva se deben cumplir con algunos requisitos que son fundamentales para poder acceder a una pensión no contributiva, y estos requisitos son los siguientes:

Carencia de rentas:

Este es un requisito base, y se debe acreditar en todos los casos en los que se va a solicitar una pensión no contributiva. La persona que solicita una pensión de este tipo, no puede estar recibiendo ingresos o rentas que superen un monto determinado (este lo rige la ley de cada país), en caso de que no se cumpla con esto, la persona no tendrá derecho a pensión no contributiva. Asimismo, si la persona no obtiene los ingresos estipulados por la ley del país, pero vive junto a otras personas, solamente va a poder cobrar pensión no contributiva si la suma total de los ingresos de todas las personas que viven allí no superan el monto estipulad.

Según del tipo de pensión no contributiva:

Pensión no contributiva por jubilación:

Al solicitar una pensión no contributiva por jubilación, luego de acreditar que no se reciben las rentas o ingresos establecidos por la ley, se deben cumplir estos requisitos: tener una edad de 65 años o mayor cuando se va a realizar la solicitud, vivir dentro del país en el que se solicita y haber estado viviendo allí por lo menos durante 10 años, y que de estos 10 años mínimo 2 años hayan sido consecutivos.

Pensión no contributiva por invalidez:

Si quieres acceder a una renta no contributiva de invalidez, entonces para poder cobrarla tienes que además de acreditar que no percibes la cantidad de dinero establecida por la ley, reunir los siguientes requisitos: la persona que solicita la pensión no contributiva ha de ser mayor de edad y no pasar los 65 años de edad, debe vivir en territorio nacional y haberlo estando hecho como mínimo por 5 años, entre los cuales 2 años deberán haber sido consecutivos. Igualmente se debe acreditar que el porcentaje de invalidez es igual o mayor a 65%.

¿Pensión no contributiva qué es?

Las pensiones no contributivas son aquellas que son otorgadas a las personas que no cotizaron, que cotizaron pero no cumplieron con el tiempo mínimo establecido por la ley y que además cuenten con una cantidad de ingresos bajos. En sí, este tipo de pensión se le otorga a los ciudadanos que están en una situación de necesidad, que no poseen los recursos económicos necesarios para vivir, y que a pesar de que no trabajaron nunca o no cumplieron con la cotización necesario, tienen derecho a acceder a una pensión no contributiva; ya sea por invalidez o por jubilación.